viernes, 14 de diciembre de 2012

Canción de viernes: Kamasutra (Los Gypsys)

Es posible que lo de los Nuggets hace tiempo se nos fuera de las manos. Y no estoy hablando de pollo, balanzas que escupen la realidad a la cara y sentimiento de culpa. Tampoco de baloncesto. Los Nuggets, como muchos sabrán, es el título corto de ese doble LP recopilatorio de subtítulo casi imposible de recordar -'Original Artyfacts from the First Psychedelic Era, 1965–1968'-, pero tremendamente descriptivo. El disco, publicado en 1972, contenía una selección de 28 grupos estadounidenses sesenteros de rock'n'roll, garage y psicodelia, realizada por Lenny Kaye, guitarrista de Patti Smith Group, a requerimiento de Jake Holzman, capo del sello Elektra.

Con el tiempo, aquel modesto doble recopilatorio de hits menores se fue convirtiendo en una franquicia. En los años 80 se editaron varios volúmenes temáticos (Punk, Pop, Acid Rock, Early San Francisco...) y, a finales de los 90, el LP doble se convirtió en una preciosa caja de 4 CDs que cuadruplicaba el contenido original, y que acaba de ser reeditada. No tardó en aparecer familia, reconocida o bastarda (a destacar la serie Pebbles). En el otro lado del océano surgieron unos primos cercanos ('Nuggets II: Original Artyfacts from the British Empire and Beyond, 1964-1969') y al final, a pesar de la peligrosa endogamia, la descendencia fue hermosa, abundante y aventajada: 'Children of Nuggets: Original Artyfacts from the Second Psychedelic Era, 1976-1995'. Con el carnet de familia numerosa en la maleta, la familia Nugget se fue de viaje y surgieron recopilatorios de este tipo en lugares como Brasil, Portugal, Rusia o Irán. Tanta fortuna ha hecho el término nugget que se ha terminado utilizando como etiqueta para definir un tipo de sonido concreto.

martes, 4 de diciembre de 2012

La felicidad es un gol de Mijatovic


Comentaba el otro día un amigo que uno de los momentos más felices de su vida había sido cuando Mijatovic marcó aquel gol en el Amsterdam Arena. Mi amigo es un hombre sensato, culto, inteligente, con dos carreras universitarias en su haber, un buen trabajo, padre de un hijo precioso, con una familia estupenda y bastantes amigos. Digo esto para dejar claro que no se trata de un hooligan obtuso ni de alguien vacío y asocial que no tiene más remedio que llenar su vida con lo que hacen veintidós tíos en un prado en pantalones cortos.

Escuchábamos sus palabras un tercer amigo y yo, futboleros y madridistas también, y asentimos cómplicemente. No solo entendíamos lo que nos estaba contando, sino que compartíamos su opinión al 100%. Claro que también era uno de los mejores momentos de nuestra vida. Estábamos hablando de la Séptima, joder. A los tres nos parecía lo más normal del mundo.

La estrella pop que jugaba al fútbol


Sucedió a mediados de los noventa. En una de esas tardes perezosas que pasábamos escuchando música y hablando de vete tú a saber, mi amigo Paco me enseñó un disco que de inmediato me llamó la atención por su portada. En ella aparecía la fotografía de un atractivo futbolista con los brazos caídos, camiseta roja, melena al aire y abundante barba. La instantánea parecía tomada en los años 60 y el contraste de las piernas embarradas del jugador con su imagen de Jesucristo cool resultaba impactante. Reconozco que en ese momento no tenía ni idea de quién era aquel hombre. Mi amigo puso el disco y, al instante, quedé prendado de las guitarras aceleradas y las melodías vivaces. El contenido estaba, como mínimo, a la altura del continente. En la tapa, junto al jugador con pinta de estrella del pop, aparecían tres letras: The Wedding Present.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Cuando el Atlético de Madrid metía canastas

Quinta
Walter Berry
A caballo entre los ochenta y los noventa, el baloncesto aún era un deporte de moda, aprovechando los últimos rescoldos del ardor ochentero que, impulsado por los éxitos de la selección española, había llegado a convertir los triples y los tiros libres en seria alternativa a los penaltis y los córners. Eran tiempos de proliferación de canastas en patios de colegio y de carruseles baloncestísticos radiofónicos los sábados por la tarde. Los niños soñaban con emular los triples de Epi y los contraataques de Iturriaga tanto como los goles de Butragueño. Jesús Gil y Gil había llegado en 1987 a la presidencia del Atlético de Madrid, con Paolo Futre bajo el brazo, y en un par de años destituyendo y contratando a entrenadores como si no hubiera un mañana no habían brotado los frutos deseados en forma de títulos. Fue entonces cuando se encaprichó del nuevo juguete de moda. Aunque los conocimientos de Gil sobre baloncesto no iban más allá de saber que había que meter una pelota por un aro, el presidente rojiblanco decidió que su club tendría una sección de baloncesto.

Construir un equipo desde abajo, ascendiendo categoría a categoría, año a año, con paciencia y tesón, no era una opción para el impaciente Gil. El primer intento, en 1989, fue comprar la plaza del CB Oviedo, que jugaba en Primera División, la segunda categoría del basket español. El objetivo era conseguir cuanto antes el ascenso a la Liga ACB, pero aquel equipo, entrenado por Mateo Quiros y comandado por el americano Terence Rayford y el veterano Quino Salvo, se estrelló estrepitosamente y descendió a Segunda División, tras caer en el playoff ante el Lagisa Gijón.

jueves, 15 de noviembre de 2012

La vida es eso que pasa entre disco y disco de Yo La Tengo


Yo La Tengo anuncian nuevo disco. Su título será Fade y estará en las tiendas de discos el 15 de enero. Leí la noticia esta mañana en algún medio digital y en seguida pensé que el trío de Hoboken es uno de los grupos de mi vida. Una de esas bandas cuya música te acompaña con el paso de los años, como ese amigo que siempre está ahí, en segundo plano, pero acude presto cuando lo necesitas. Tanto es así que casi diría que puedo ordenar los recuerdos fundamentales de mis últimos 20 años de vida en base a su discografía.

lunes, 12 de noviembre de 2012

A la perdición por una pulsera


“Sin embargo, de camino al bar pensé que todo acabaría mal. Parece absurdo, pero es cierto. No oía mis pasos, eran los de un hombre muerto”. La frase la pronuncia Walter Neff, el personaje interpretado por Fred MacMurray en Perdición, mediado el metraje del film. A MacMurray, a pesar de que todo ha salido bien, a pesar de que no hay ningún cabo suelto, le asalta de pronto esa molesta sensación. Nosotros, que hemos visto empezar la película, que hemos escuchado su confesión (“Yo lo maté. Lo maté por dinero y por una mujer. No conseguí el dinero ni tampoco a la mujer”) sabemos que su repentina impresión es fundada. Efectivamente, es un hombre muerto.

domingo, 11 de noviembre de 2012

La Quinta del Buitre

Todo empezó con un artículo de Julio César Iglesias en el diario El País. En dicho texto, publicado el 14 de noviembre de 1983 bajo el titular Amancio y la Quinta del Buitre, Iglesias hablaba de una generación de jugadores que maravillaban en el Castilla líder de Segunda División, entrenado entonces por Amancio Amaro. Esos futbolistas eran Miguel Pardeza, Emilio Butragueño, Rafael Martín Vázquez, Manolo Sanchís (hijo del defensa del Real Madrid ye-ye que ganó la Copa de Europa en 1966) y Miguel González del Campo, Michel. El título del artículo, que hacía mención a la Quinta del Buitre, tenía varias lecturas. Por un lado, la palabra quinta tenía un obvio significado generacional. Por otro, aludía a la quinta marcha de uno de esos jugadores, aquel apodado El Buitre (de ahí el nombre que inventó Julio César para bautizar a ese grupo de futbolistas). Ese jugador especial, como cualquiera que esté leyendo estas líneas ya sabe, no era otro que Emilio Butragueño.
Quinta

viernes, 9 de noviembre de 2012

Canción de viernes: La costa del soul (Lupi y los hermanos del soul)


Aunque no suficientemente explotada, la escena mod de los 80 en España tiene auténticas perlas a descubrir a poco que se escarbe un poco. Mientras en Madrid la movida quemaba etapas acelera y autodestructivamente, en diferentes ciudades de España aparecían escenas paralelas con The Who, The Kinks, Small Faces y The Jam como referentes musicales y Lambrettas, parkas, polos Fred Perry y corbatas finas como referentes estilísticos. Así fue como fueron emergiendo grupos en cada esquina del país. Desde Oviedo surgieron Los Murciélagos; desde San Sebastián, los Scooters; desde Albacete, Los Buenos y Albacete Pop-Art; desde Murcia, Los Ensayos, y desde Bilbao, Los Impebables. De León eran Los Flechazos, probablemente la banda que más repercusión tuvo y que más poso ha dejado con el paso del tiempo. Madrid también tuvo su escena, con grupos como Los Elegantes, Los Escándalos, Los Miserables, Los Potros o Pánico Speed, pero el núcleo más importante se ubicó en Barcelona, donde Kamembert, Brighton 64, Los Canguros, Los Negativos, Los Sencillos y Telegrama, aunque éstos eran procedentes de Badalona, firmaron algunas de las mejores canciones de la época.

martes, 6 de noviembre de 2012

La portería caída y nosotros, que nos emborrachamos tanto


Que quede claro: la culpa de que aquella noche acabáramos como acabamos la tuvieron unos cuantos integrantes de la grada sur del Bernabéu. Nosotros estábamos preparados puntualmente delante de la tele, con nuestras preceptivas cervezas, a las 20:45, la hora de comienzo del Real Madrid-Borussia Dortmund, el partido de ida de la semifinal de la Copa de Europa de aquel 1998. Fue entonces cuando unos cuantos cafres se encaramaron a las enormes vallas que separaban la grada del césped y éstas cedieron ante el ímpetu de los improvisados equilibristas. Como quiera que la valla estaba unida a la red de la portería mediante un par de cables, con el fin de mantener la red tensa, la puerta se vino abajo como un castillo de naipes por mor del maldito efecto dominó.

Rastreando las huellas futboleras de los Beatles


¿Eran los Beatles aficionados al fútbol? ¿A qué equipo animaban John, Paul, George y Ringo? ¿Charlaban entre ellos sobre goles, tácticas y penaltis cuando aparcaban los instrumentos? Medio siglo después del debut discográfico de la banda, estas sencillas cuestiones siguen sobrevolando la leyenda del grupo que cambió el rumbo de la música pop. Son muchos los que se han preguntado sobre las inclinaciones futboleras de los cuatro de Liverpool, pero no muchas las certezas encontradas. Aunque parece raro tratándose de cuatro jóvenes británicos de clase obrera en el Liverpool futbolero de los años 60, parece probado que a ninguno de ellos les interesaba mucho el fútbol. Ni en sus canciones aparecen apenas referencias futboleras ni existen demasiadas declaraciones en las que citen al deporte rey. Sin embargo, aun no tratándose de grandes aficionados, resulta difícil creer que no tuvieran algún tipo de filia por un club u otro, aunque sólo fuera por razones familiares, sentimentales o geográficas.

miércoles, 31 de octubre de 2012

El penalti

Apenas había pegado ojo en toda la noche. Entre el sofocante calor y los nervios, las horas se le habían ido escurriendo hasta que la tenue claridad que entraba por las rendijas de la persiana lo persuadió de que era mejor abandonar la idea de dormir. Aquella tarde iba a jugar el partido más importante de su vida. En realidad ni siquiera estaba seguro de que fuera a jugar. Probablemente saldría en el segundo tiempo, actuando acaso de revulsivo, como había sucedido en los dos últimos encuentros. En cualquier caso, titular o suplente, no era un asunto para andar relajado. No entendía cómo su compañero de habitación podía dormir a pierna suelta. Seguramente no se les fuera a presentar otra ocasión como aquella. Mejor no pensar demasiado en ello.

Las horas caían lenta, pesadamente y él, cuando el autobús emprendía la marcha camino del estadio, deseaba estar ya sobre el césped, sentir el calor de la hinchada, el olor a hierba y sudor. O mejor aún, deseaba haber terminado el partido, con todos los compañeros abrazándose, abrazándolo, porque, para eso es su visión, era él quien había marcado el gol definitivo justo al borde del final del partido. Al salir de su ensimismamiento el autobús llegaba ya al estadio.

lunes, 8 de octubre de 2012

You'll never walk alone


When you walk through a storm
Hold your head up high
And don't be afraid of the dark

At the end of the storm
Is a golden sky
And the sweet silver song of the lark

Walk on through the wind 
Walk on through the rain 
Though your dreams be tossed and blown 

Walk on walk on with hope in your heart
And you'll never walk alone
You'll never walk alone

viernes, 5 de octubre de 2012

Madrid y Barça, drogas duras


Que el fútbol es el nuevo opio del pueblo es algo que ya estamos acostumbrados a escuchar. Una droga para alienar a la población, para adormecerla y tenerla entretenida con el fin de que no piensen en cosas más importantes. Para que olviden su miseria diaria, canalicen su rabia y se desgañiten en los estadios para que no les quede voz que alzar fuera de ellos. Eso nos dicen. Pero dejando de lado este tipo de disquisiciones y dándole una vuelta de tuerca al concepto estupefaciente del fútbol, podríamos contemplar a Madrid y Barcelona, los dos equipos más seguidos, amados, odiados y escrutados de este país y puede que del planeta, como dos drogas a cual más dura. Dos drogas muy diferentes, cada una con sus características, sus efectos y sus consecuencias.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Cantando al otoño

Desde finales de agosto ya viene avisando. Los días cada vez más cortos y el sol oblicuo nos anuncian que las interminables jornadas de verano han quedado atrás un año más. Pero es cuando a finales de septiembre aparecen las primeras lluvias, cuando tenemos que rescatar del armario rebecas, chaquetas y jerseys, cuando vemos las primeras hojas amarillentas en el suelo, es entonces cuando reconocemos al otoño en todo su (falta de) esplendor. Y entonces nos parece fútil recurrir a las canciones que amamos durante el verano, esas que hablaban de playas, fiestas, cerveza, sangría y amores efímeros, y nos apetece refugiarnos en las otras, las canciones otoñales, tan tristes y elegantes ellas. Las escuchamos mientras miramos por la ventana, con las gotas de lluvia golpeando el cristal, la mirada perdida en el infinito y una taza de café humeante en la mano, esperando que en cualquier momento aparezca Sofia Coppola para inmortalizar nuestra bella estampa melancólica.

Otoño eres tú, Scarlett

viernes, 21 de septiembre de 2012

Canción de viernes: Glendora (Downliners Sect)


La típica historia. Vas caminando por la calle tranquilamente y, de pronto, ahí está ella, preciosa, irresistible. Ojos azules, cabellos dorados. La mirada perdida, melancólica, fija en el infinito, la hace aún más atractiva. El flechazo es instantáneo y antes de darte cuenta ya te has enamorado perdidamente, aunque te cuesta entablar relación con ella ("Oh Glendora...I want to see more of you!"). Pero una maldita noche llegan los cambios y ocurre lo inesperado, la desgracia. Desde el otro lado del cristal, contemplas horrorizado e impotente cómo le arrancan el pelo, cómo la despojan cruelmente de sus brazos ("Oh Glendora...what did they do to you?"), cómo la maltratan y humillan sin piedad. Te quedas destrozado, claro. Es el peaje a pagar por enamorarte de un maniquí.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Casa de citas: Kiko Veneno, la música y el fútbol

“Hay que desdramatizar el trabajo de hacer música. Componer es como jugar al fútbol, un arte de la calle, como Zidane y Maradona. Creo que la gente que se inventa canciones de carnaval o de borrachera tiene tanto mérito como el que hizo ‘Let It Be’. Las dos cosas son pop; es decir, soniquetes. Me encanta que en el fútbol argentino las hinchadas tengan una canción para cada momento, desde para tirar un penalti hasta para hablar de la madre del portero”.
Kiko Veneno en Rockdelux (Septiembre 2005)

sábado, 18 de agosto de 2012

¿El último tango en Londres?

Un triple fallado por Andrés Nocioni desde la esquina a falta de pocos segundos impidió a la selección argentina conseguir el bronce olímpico el pasado domingo frente a Rusia. El final recordó al de la semifinal mundialista que jugaron los argentinos en 2006 contra España. El mismo protagonista (Nocioni), el mismo lanzamiento desde el mismo lugar de la pista, similar diferencia en contra (dos puntos entonces, un punto el domingo) y parecidos segundos por jugar. Idéntico resultado final: el aro escupiendo el balón y los argentinos lamentando su suerte.

El fallido asalto al bronce frente a Rusia en Londres fue la enésima batalla librada por esta maravillosa generación de baloncestistas (basquetbolistas los llaman allá) argentinos. La generación de los que resisten (Emanuel GinóbiliLuis Scola, el Chapu Nocioni, Pablo PrigioniCarlos DelfinoLeonardo Gutiérrez) y de los que quedaron por el camino (Pepe SánchezOberto). La generación que ha dado al baloncesto argentino una década de gloria sin precedentes.

jueves, 16 de agosto de 2012

Canciones futboleras: Vicente del Bosque (El Niño Gusano)

Cuando, en 1996, El Niño Gusano publicaron el disco 'El efecto lupa', Vicente del Bosque solamente era un exfutbolista del Real Madrid que había jugado en la primera plantilla en los años 70 y 80 y, como tantos otros, había terminado como entrenador de la cantera del equipo blanco. Difícilmente podían sospechar Sergio Algora y compañía que el salmantino se iba a convertir, apenas tres años después, en entrenador del primer equipo y, aún menos, que ese parche provisional iba a cristalizar en una etapa triunfal para el madridismo.


miércoles, 25 de julio de 2012

La final de Los Ángeles

Mira como gana la selección,
España está aplastando a Yugoslavia
por 20 puntos arriba


El imperio contraataca – Los Nikis


 España

Antonio Díaz Miguel colocó a sus tres bases a la cancha -Solozábal, Llorente y Corbalán- para jugar el último tramo de la semifinal contra Yugoslavia. Con franca ventaja en el marcador, el seleccionador español buscaba control, anestesiar el encuentro para que muriera lenta y dulcemente. No todos los días se gana una semifinal de Juegos Olímpicos y España estaba derrotando al equipo de Mirko Novosel en una segunda parte memorable. Al fondo, en la gran final, aparecía ya Estados Unidos.

lunes, 9 de julio de 2012

Sergio Algora


En una ocasión lo tuve a tres metros de mí. Acababa de dar con su grupo, La Costa Brava, un concierto en Granada, presentando su último disco, 'Velocidad de crucero'. Estaba yo, después de presenciar el directo, en un pub (la desaparecida Válvula) con un grupo de amigos tomando unas cervezas cuando aparecieron por allí Sergio, Fran y demás. Hubo un momento en que el resto de la banda desapareció y él se quedó solo en la barra. Nunca he sido mitómano. Apenas tengo autógrafos y soy bastante reacio a conocer a los músicos que admiro. Siempre pienso que me van a decepcionar y prefiero disociar la actividad artística de el carácter de la persona en cuestión. Me consta que se pueden hacer canciones preciosas siendo un gilipollas integral. Además mi timidez congénita me impide acercarme a alguien, por muy amable y solícito que sea, y decirle que sus canciones son cojonudas. Me siento ridículo. Seguro que está harto de escuchar chorradas parecidas, pienso en esos momentos. Tampoco sabría qué más decirle, cómo continuar la conversación. En fin...

miércoles, 4 de julio de 2012

El fútbol ya sí mola

Se quejaba Nick Hornby, en un pasaje de su imprescindible novela autobiográfica Fiebre en las gradas (1992), de que la gente que sólo lo conocía en su vertiente futbolera le preguntaba casi con monosílabos qué tal iba su Arsenal, volviéndose de inmediato para hablar con otro interlocutor de la vida en general, como si ser un ferviente hincha de un club de fútbol lo inhabilitara para ser capaz de sostener una conversación sobre cualquier asunto medianamente serio. Puede que a los aficionados más jóvenes esto les parezca exagerado, ya que las cosas han cambiado en los últimos años, pero cuando yo, hace casi dos décadas, leí estas palabras de Hornby me sentí bastante identificado.

En aquellos tiempos, en los círculos más o menos intelectuales, el fútbol era visto como un entretenimiento para mentes holgazanas, una prolongación del circo romano para tener entretenida a la ignorante plebe. Si disfrutabas con el balón y te movías en determinados ambientes tenías dos vías: llevar tu afición en silencio, cual hemorroides, o soportar las miradas mezcla de incomprensión y conmiseración cuando decías que te ibas a casa porque había un apasionante partido de Copa de Europa. ¿Cómo podía alguien medianamente ilustrado, alguien que leía a Borges y Wilde, veía películas en V.O. y disfrutaba con música que no sonaba en los 40 disfrutar viendo a unos tíos dándole patadas a un balón? ¿Acaso era posible amar fútbol y literatura a la vez y no estar loco?

martes, 3 de julio de 2012

Siempre nos quedará Kiev

Todo empezó en Viena, una noche de verano de hace ya cuatro años. Aquel polvo salvaje, apasionado y apresurado nos supo a gloria después de largo tiempo de abstinencia. Necesitábamos ese alivio, esa descarga de tensión acumulada tras tantos intentos fallidos, tras tanta negativa, tras tanto maldito gatillazo. Nos pilló por sorpresa, para qué engañarnos. Habíamos tenido nuestras diferencias y no confiábamos en que nuestros flirteos fueran a tener un final feliz. Pero así fue y, lo que es mejor, no se trató de un fugaz aquí te pillo y aquí te mato, sino que fue el principio de una relación fructífera y plena, de un idilio que se alarga ya durante cuatro años.

Lo de Johannesburgo fue diferente. La urgencia ya no era tanta y aprendimos a disfrutar de otra manera. No era ya cuestión de satisfacer una necesidad acumulada, sino de recrearse en cada movimiento, de gozar lenta, pausadamente. Johannesburgo fue el mejor orgasmo de nuestra vida, el culmen del placer, la cumbre (ahora lo sabemos) irrepetible. Nunca vamos a sentir nada igual y eso, en cierto modo, nos desazona.

lunes, 2 de julio de 2012

La vida es un top 5: momentos de la final


Los cuatro goles de España y el momento en que Casillas levantó la Copa. Para elegir los cinco mejores momentos de la final no hay que devanarse los sesos demasiado. Sin embargo, en Belfast Boy queremos buscar otros cinco instantes que, por una u otra razón, nos llamaron la atención. Obviamente, se admiten sugerencias.

jueves, 28 de junio de 2012

La revancha de Sergio Ramos


Mientras Sergio Ramos se dirigía hacia el punto de penalti, medio twitter estaba escribiendo en su smartphone de última generación un ingenioso chiste, quizás involucrando a la Estación Espacial Internacional, quizás a la luna. Cuando el sevillano de Camas cogió la pelota, muchos aficionados se echaron las manos a la cabeza recordando la última semifinal de Champions y Pedro Jota ya se frotaba las manos pensando en otro gráfico ocurrente. En el momento en que Sergio tomó carrerilla y se paró justo en la línea de la frontal, la mayoría de españoles rezaron ante su televisor porque el balonazo (porque qué otra cosa sino un balonazo podría intentar el central madridista) cogiera puerta y no se tropezara en su camino con el cuerpo de Rui Patricio. Si Xabi Alonso, el hombre sereno, había errado su disparo, qué esperar de Ramos.

martes, 26 de junio de 2012

El alivio de Montolivo

Indudablemente, la imagen de los cuartos de final de la Eurocopa, y seguramente de lo que llevamos de torneo, fue el penalti estilo Panenka de Andrea Pirlo. El lanzamiento del mediocentro de la Juventus cambió el rumbo de la tanda y comenzó a cimentar el triunfo de los suyos. La ejecución sutil y delicada y el rostro sereno de Pirlo tras ver el balón alojarse en la portería es ya una de las estampas de la historia del fútbol. Hubo, no obstante, otra imagen que, aunque no tan llamativa, resume bastante bien la agonía del deporte cuando se resuelve en detalles nimios.


El 'panenka' de Pirlo


Más de uno esperaba la ocurrencia de Mario Balotelli, el genio excéntrico (más lo segundo que lo primero, probablemente). A nadie le hubiera extrañado que al inestable delantero del Manchester City le diera por inventarse un penalti a lo Panenka en la decisiva tanda de cuartos de final, haciendo honor a su fama. Pero no, su lanzamiento, impecablemente canónico, fue ajustado al palo derecho de la portería defendida por Hart, que no pudo rozar la pelota pese a acertar al lanzarse a su derecha. La locura esta vez no la puso Balotelli, sino Andrea Pirlo. Sólo que no fue una locura. Sabía bien lo que hacía.

sábado, 23 de junio de 2012

Minitragedia de Arconada

Quizás porque España ya había agotado el necesario factor suerte con el gol a Alemania en el minuto 89, ese cabezazo de Maceda a centro de Señor que arrancó un gallo al impasible José Ángel de la Casa; quizás porque Arconada ya había gastado en la semifinal contra Dinamarca todas las paradas que había guardado en la maleta cuando partió de Donosti rumbo al cercano norte; el caso es que la caprichosa diosa fortuna se cebó aquella noche con el meta de la Real Sociedad. La gloria, untuosa y escurridiza, se le escapó de las manos a Arconada al poco de empezar la segunda parte. Cuando el portero vio con el rabillo del ojo que el balón traspasaba la línea de gol debió de pensar que todo había terminado. Las manos en la cabeza del zaragocista Salva, espectador privilegiado, eran las de todo un país delante del televisor.


miércoles, 20 de junio de 2012

25 de junio de 2000

Menuda sesión de fútbol estábamos dispuestos a pegarnos aquella tarde-noche veraniega de domingo. España se enfrentaba a Francia en los cuartos de final de la Eurocopa que se disputaba en Holanda y Bélgica. La selección española se había clasificado in extremis en el último partido de la fase de grupos contra Yugoslavia, gracias dos goles en el tiempo de descuento que dieron la vuelta al 2-3. El gol de Mendieta fue de penalti; el de Alfonso, de milagro.

La sufrida clasificación para cuartos desató la ilusión en un país que pensaba que, por fin, aquella era la ocasión. Como cada dos años, vamos. Enfrente estaba la Francia de Zidane, campeona del mundo un par de años antes, pero nosotros teníamos a un Mendieta que marcaba goles realmente increíbles y a Raúl, el 10 de la selección entonces, al que el seleccionador Camacho había encomendado la labor de "tirar del carro". Ambos se encontraban en el mejor momento de sus carreras.

El plato fuerte era el partido de España, pero el aperitivo no desmerecía en absoluto. A media tarde se jugaba el Granada el ascenso a Segunda División en Los Cármenes contra el Murcia. En la ciudad de la Alhambra se respiraba una cierta euforia pues, después de haber logrado una semana antes la victoria en La Condomina, bastaba con un empate para abandonar, después de muchos años, el pozo de la Segunda B. Se respiraba el ascenso.

viernes, 15 de junio de 2012

Once ideal: los guapos de la Eurocopa


Los guapos juegan 4-4-2 en rombo.
Selección elaborada por Laura Hidalgo (@Lauhidalg en twitter) a requerimiento de este blog.

miércoles, 13 de junio de 2012

Bailando al son de Iniesta


Cinco hombres con camiseta azul bailando una extraña danza tribal en un verde prado alrededor de otro que viste camisa roja, mientras un compañero de éste último asiste al baile esperando que le toque su turno. Esa es la imagen que lleva unos días dando vueltas por blogs y redes sociales.

jueves, 7 de junio de 2012

Cuando Preciado llegó al cielo


-Hola, Manolo, te estábamos esperando.
-Venga, San Pedro, no fastidies, ¿para qué me habéis traído aquí? Tengo mucho que hacer ahí abajo.
-Eso te lo tendrá que contar el jefe. Espera que abra la puerta. Ven conmigo, vamos al campo.
-¿Al campo?

Las praderas celestiales eran de un color diferente al césped de allí abajo. Un verde azulado de unas tonalidades jamás vistas por el recién llegado. Había algo cautivador y relajante en esos colores. Manolo Preciado se estremeció cuando creyó divisar, a lo lejos, una portería, con sus tres palos y su red. La impresión se confirmo conforme se iban aproximando: allí estaban las dos porterias, el rectángulo de juego perfectamente delimitado, los cuatro banderines, las dos áreas y el círculo central. En las desiertas gradas había un solitario ocupante. Se acercaron a él.

lunes, 4 de junio de 2012

Las dos Españas

El pasado sábado nos sorprendía el diario La Razón (es una manera de hablar; La Razón ya no puede sorprendernos) con una portada en la que aparecía el seleccionador español, Vicente del Bosque, junto a Mariano Rajoy, el presidente del gobierno de nuestro país. En la instantánea Rajoy sostiene, además de una amplia sonrisa forzada, una camiseta con su nombre y el número 10, el de los cracks, el número de Pelé, Maradona, Zidane y Zico. Detrás de ellos, en lo que se adivina una típica formación de plantilla de fútbol, con los integrantes formados en varios en escalones, que el plano cerrado no nos permite contemplar en toda su magnitud, aparecen algunos jugadores de la selección, aunque sólo se aprecian los rostros de Sergio Ramos y Cesc Fàbregas. El titular, un elocuente e ingenioso 'España puede', encierra un nada sutil doble sentido. Dejando a un lado la consideración de si la foto de Rajoy con la selección era lo más noticioso del día y no ahondando en la sensación de oportunismo y de promoción gratis rajoyana que la contemplación de la portada deja, me dio por fijarme en algo nimio pero que atrapó mi atención: el contraste entre dos hombres maduros, con barba y bigote, y dos hombres jóvenes, de melena cuidadosamente arreglada y cejas pulcramente depiladas.

(Click para agrandar)

sábado, 2 de junio de 2012

Inglaterra: Quizás, quizás, quizás

Siempre pensé que Inglaterra partía con ventaja en cualquier competición de alto nivel. Porque, seamos serios, ¿cómo va a ser lo mismo saltar al campo animado por el 'World in Motion' de New Order o los 'Three Lions' de Lightning Seeds que hacerlo por el Koala, El Capitán Canalla, Pignoise o Bisbal? Sin embargo, la selección inglesa se empeña campeonato tras campeonato en echar por tierra mi teoría. Desde que en 1966 ganaran el Mundial disputado en casa, los inventores del fútbol ni siquiera han pisado el césped en una final de un gran torneo.

No parece que las cosas vayan a ser distintas esta vez, enfrascado como está el vestuario inglés en un sinfín de problemas internos, con un seleccionador recién designado y con importantes bajas como Wilshere, Barry o Lampard. Para colmo, Rooney se perderá los dos primeros encuentros por sanción. Pero, quién sabe, quizás el delantero del United aparezca a mitad de campeonato para liderar a su equipo hasta lo más alto. Puede que, en vista de las importantes bajas en en el centro del campo, Gerrard tire de galones y emerja por fin como el caudillo que guíe a los suyos desde la medular. Tal vez las defensas rivales se vean impotentes ante los incisivos Walcott y Young. Acaso, puestos a imaginar, Carroll empiece a ver puerta y acabe convirtiéndose en máximo goleador del torneo. Quizás Hodgson obre el milagro y aparezca la esperada selección inglesa cuando menos se la espera. En las Eurocopas cosas más raras ocurren. Pregunten en Dinamarca.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Texto publicado originalmente en la fantástica guía de la Eurocopa realizada por Pablo Lázaro en su blog El Octavo Arte. Aquí aparece mi colaboración y aquí el resto de la guía. Un trabajo imprescindible para tener a mano durante estas semanas de competición.

lunes, 21 de mayo de 2012

El Torino siempre vuelve

Es posible que la primera vez que escuché hablar del Torino fuera cuando un bigotudo Rafael Martín Vázquez abandonó el Real Madrid seducido por las liras de la bella Italia, rompiendo así una maravillosa quinta que había empezado a descomponerse un año antes, con el batacazo ante el Milan, y acababa de recibir la puntilla en la final de Copa jugada en el Luis Casanova (actual Mestalla) a manos del proto-dream team de Cruyff. Claro que esto era algo que ni ellos ni nosotros, que andábamos celebrando récords goleadores de la mano de Toshack, podíamos aún adivinar.

Por aquel entonces, el Torino para mí era solamente el equipo pobre de una ciudad donde habían jugado Platini y Laudrup. Un par de años después, aquel equipo de Scifo, Lentini y Casagrande llegaría a la final de la Copa de la UEFA, después de eliminar al Madrid en unas semifinales donde Ricardo Rocha marcó uno de los dos goles que lo hicieron célebre en el Bernabéu (el otro sería en el tinerfeño Heliodoro Rodríguez López sólo un par de meses después).

domingo, 20 de mayo de 2012

La música como bálsamo

Hay días en que no estás para nada. Días en los que sientes el peso de la vida sobre cada centímetro de tu piel. Días en los que los recuerdos se suben a tu espalda como una pesada mochila y un puño invisible se agarra a tu pecho dificultándote respirar. Días en los que te sientes inerte y ves pasar la vida ante ti como un mal telefilme de sobremesa. Falsa y sin alma, con un guión estúpido y unas interpretaciones ridículas. La sensación de irrealidad te afixia.

Buscas algo que te haga sentir vivo. Es entonces cuando te pones a escarbar en tu colección de discos, buscando algo parecido al consuelo, aunque tampoco sea exactamente eso. Porque sabes que la música siempre está ahí, siempre ha estado ahí; porque hay canciones que en otras ocasiones te han hecho sentir mejor, te han zarandeado y te han hecho reaccionar, te han agarrado del cuello y te han sacado a flote. Tu mirada se posa en el 'Revolver' de los Beatles, que nunca te defraudó, y sólo de pensar en los acordes iniciales de 'Taxman' ya se dibuja una tímida sonrisa en tu rostro. A su lado, 'Something else' te hace un guiño y tú recuerdas que 'Waterloo sunset' es a menudo suficiente para hacerte olvidar los problemas.

viernes, 18 de mayo de 2012

Canción de viernes: Starry eyes (The Records)

Llevas mucho tiempo buscándola. No te vale cualquiera, porque quieres que sea perfecta. Sabes lo que buscas, ya has conocido a algunas así, y por eso no te conformas con esas otras que te gustan, que te valen para pasar un buen rato, pero que tienen algo que no te termina de llenar. No te erizan la piel y te ponen un nudo en el estómago. No te provocan ganas de abandonarte a ellas y olvidar el mundo exterior. A ti no te van las que se arreglan demasiado para camuflar su interior. Prefieres la sencillez, la belleza pura y simple. Entonces, cuando ya estás a punto de arrojar la toalla, cuando estás a punto de resignarte a no volver a sentir esa maravillosa sensación, aparece ella, preciosa y radiante: Starry eyes.


martes, 15 de mayo de 2012

Milagro en Glasgow


Coger un melón llovido del cielo y convertirlo en una maravillosa obra de arte es algo que sólo está al alcance de los elegidos. El citado melón lo lanzó al cielo de Glasgow Roberto Carlos, ese brasileño pequeñito que corría la banda izquierda del Bernabéu como si le fuera la vida en ello, y la divina transformación fue obra de un francés de gesto adusto y escasa cabellera, de nombre Zinedine Zidane. No se había visto nada igual desde la conversión del agua en vino. Dos milenios después, Glasgow tomó el testigo de Caná. Ya hablé en otro post de la vida y milagros del dios del Bernabéu, para qué repetirme.

jueves, 3 de mayo de 2012

La foto


Dentro de 30 años, en algún blog o tumblr (o su equivalente en el futuro) de fútbol vintage alguien colgará una foto de dos chicos sonrientes de cabello revuelto, pecho peludo y barba de tres días unidos por un abrazo afectuoso y sobrio. Con una toalla adidas como casual (o estratégico) telón de fondo, sus caras mostrarán una felicidad franca, serena y fatigada.

Bendito gol

Los gritos del locutor lo hicieron reaccionar. Abrió los ojos, vio el camión que se le abalanzaba y dio un ágil volantazo. Acabó en la cuneta, dolorido pero ileso. Aquel gol le había salvado la vida.

Relato premiado en el Concurso de Microrrelatos de Café Fútbol
Enhorabuena a los otros dos ganadores, Tomeu Terrades y Juan Torrandell, así como a los miembros del blog Café Fútbol por sus 5 años de vida y por una iniciativa tan interesante.

viernes, 27 de abril de 2012

Canción de viernes (parada y fonda)

Con la canción de Gianna, publicada hace unas semanas, son ya 15 las canciones de viernes recogidas en el blog. Una buena cifra (como cualquiera otra, por otro lado) para detenerse y mirar atrás durante unos momentos. No se trata de poner un punto y final a estas canciones que pretenden hacernos encarar el fin de semana con buen ánimo, ni siquiera de un punto y aparte. Es simplemente un punto y seguido, un breve alto en el camino para recapitular.


jueves, 26 de abril de 2012

Reivindicando a Jupp Heynckes

Jupp Heynckes (Wikipedia)
Devolvió al Real Madrid la Copa de Europa después de 32 años de sequía, dirigió a uno de los mejores Athletics de las últimas décadas y llevó al Tenerife a las semifinales de la Copa de la UEFA, con aquel inolvidable 5-3 al Lazio en el Heliodoro Rodríguez López, donde un taconazo sutil de Juanele selló la eliminatoria. Sin embargo, más que por estos logros, parece que a Jupp Heynckes se le conoce en España como el entrenador que no pudo con el vestuario de la Quinta de los Ferraris.

Anoche Heynckes volvió a reivindicarse en el mejor de los escenarios, unas semifinales de Champions en el Bernabéu, y contra el mejor de los rivales, el poderoso Real Madrid de Mourinho. El técnico alemán dio una lección táctica tanto en la ida como en la vuelta, superando a su homólogo en el banquillo blanco, el que unánimemente es considerado uno de los dos mejores entrenadores de la actualidad. Si gana la final ingresará en el selecto club de los entrenadores que han vencido en la máxima competición continental con dos equipos diferentes, club formado hasta ahora solamente por Ernst Happel, Omar Hitzfeld y José Mourinho.

martes, 17 de abril de 2012

La vida es un top 5: los duelos Madrid - Bayern

Pocos enfrentamientos hay en el fútbol europeo tan atractivos y evocadores como el Bayern de Múnich - Real Madrid. Desde que se vieran las caras por primera vez en las semifinales de la Copa de Europa de la temporada 1975/76 han sido bastantes las ocasiones en que han cruzado sus caminos (siempre en la máxima competición continental) en duelos llenos de emoción, tensión y goles. Partidos intensos y épicos que desprenden ese inconfundible aroma al fútbol de las grandes citas. Material de sobra hay para elaborar un jugoso top 5, y aún se quedan fuera grandes momentos. Sólo pensar en los jugadores que han pisado el césped en estos partidos da vértigo: Beckenbauer, Hoeness, Amancio, Santillana, Torpedo Müller, Rumenigge, Camacho, Matthäus, Butragueño, Hugo Sánchez, Jean Marie Pfaff, Brehme, Mark Hughes, Zidane, Elber, Effenberg, Raúl, Hierro, Figo, Roberto Carlos o Schweinsteiger, por citar unos cuantos. La única pena es que nunca se hayan enfrentado en una final, con el título en juego. Tiempo habrá, con toda seguridad.


lunes, 16 de abril de 2012

Bela Guttman y la maldición del Benfica

"Sin mí, el Benfica no volverá a ganar una final europea”. Esa fue la fatal sentencia pronunciada por Bela Guttman justo después de abandonar el puesto de entrenador del Benfica por desavenencias con la directiva. Evidentemente, la frase de Guttman no fue tomada en serio por nadie. ¿Cómo iba a serlo si el club lisboeta acababa de ganar su segunda Copa de Europa consecutiva y contaba con un plantel extraordinario, con Eusebio, la inolvidable Pantera Negra, como líder con tan sólo 20 años? Hace ya medio siglo de aquello.

Un trotamundos

Guttman, nacido en Hungría cuando el siglo XIX agonizaba, formó a principios de los años 20 en las filas del MTK Budapest de su ciudad natal, con el que logró dos ligas en 1920 y 1921 jugando de centrocampista. Dado su origen judío en 1922 decidió trasladarse a Viena, huyendo del creciente antisemitismo del régimen del almirante Miklos Horthy, para enrolarse en el Hakoah Viena, un club fundado en 1909 y formado exclusivamente por futbolistas judíos con el fin de difundir el sionismo.

Seguir leyendo Bela Guttman y la maldición del Benfica en El último partido de George Best (Libro de Notas)

lunes, 9 de abril de 2012

Discos para una isla desierta: Échate un cantecito (Kiko Veneno)


Kiko Veneno ya había publicado en 1977 un disco único e imprescindible. Bajo el título de 'Veneno', un catalán que se había enamorado en Estados Unidos de Dylan y Zappa (Kiko) y dos gitanos flamencos del polígono de las 3.000 viviendas de Sevilla (los hermanos Rafael y Raimundo Amador) habían parido una bella, disparatada y estimulante anomalía, un trabajo ignorado en su día y reivindicado años después como la obra maestra que es. El disco de la censurada piedra de hachís en la portada era demasiado raro, iconoclasta y rompedor para los flamencos ortodoxos, pero tampoco los rockeros lo aceptaron a la primera. Una cosa era el rock andaluz de Smash, Triana y Lole y Manuel y otra la extravagancia que se habían sacado de la manga estos tres chalados. Rock con guitarras de palo y flamenco con guitarras eléctricas. Inspiración y locura. A raudales.

viernes, 30 de marzo de 2012

La vida es un top 5: Viernes de Dolores

Del mismo modo que los Globos de Oro son la antesala de los Oscars, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que el Viernes de Dolores es la antesala de la Semana Santa. Siempre me ha llamado la atención que las mujeres que se llaman Dolores tengan que mirar cada año el calendario para saber qué día tienen que invitar a familia y amigos, pero así está montado este negocio. Andaba mi mente en estas profundas y trascendentales disquisiciones cuando empezaron a venir a mi cabeza canciones con un punto en común: todas ellas están dedicadas chicas o mujeres cuyo día se celebra hoy. Desde Concha Piquer hasta Marlene Dietrich, desde Siniestro Total hasta Stereototal, desde Dover hasta (en pie) El Fary, son muchos los artistas que han cantado a mujeres que lucían este nombre.

Ella también se llamaba Dolores

martes, 27 de marzo de 2012

El toque Wilder

Es uno de los grandes directores de la historia del cine. Contribuyó con su talento a engrandecer eso que hoy conocemos como la época dorada de Hollywood. Dirigió un buen puñado de obras maestras y participó en el guión de otras cuantas. Su nombre era Samuel Wilder, aunque todos le conocemos como Billy Wilder.


viernes, 23 de marzo de 2012

Canción de viernes: Cocaina (Gianna)

Escondida al final de un recopilatorio de música italiana de los sesenta -el segundo volumen de la interesante serie 'Stasera Shake!'- encontré hace unos días una canción que me sedujo por su ritmo y energía y me intrigó por su explícito título: 'Cocaina'.

En la línea del europop ye-yé de chicas de los años 60 -Italia es una mina en dicho (sub)estilo-, Gianna trata con ligereza y humor un tema peliagudo. La letra es digna de una disparatada comedia disparatada de enredo. Con la inestimable ayuda del traductor de google saco en claro que habla de un tipo que pilla treinta mil (¿liras?) de cocaína. Con las manos en la masa aparece su madre y no tiene más remedio que esconder el material donde primero encuentra: en un tarro de azucar. A alguien se le ocurre preparar un pastel, utilizando inconscientemente la cocaína como ingrediente. Ya tenemos montado el belén.

jueves, 22 de marzo de 2012

Hablemos de tacones

Anoche, tras terminar el partido Villarreal-Real Madrid, entré en twitter para pulsar el estado de la nación futbolística y ver de qué se hablaba. A los cinco minutos, harto de árbitros, penaltis, expulsiones, robos y villaratos, salí de la red social. Este jaleo insoportable es algo que se repite, cada vez con mayor intensidad, cada vez que juegan Madrid o Barcelona y que está alcanzando últimamente niveles exasperantes, pero anoche colmó mi paciencia, porque a mí lo que en realidad me apetecía era hablar de tacones.

Que nadie se alarme, no pienso ponerme ahora a confesar mis parafilias. El fetichismo lo dejaremos para otro día. El detonante de mis pensamientos fue el primer gol del Madrid, con el fenomenal desmarque y posterior brillante definición de Cristiano Ronaldo, precedido por un oportuno, preciso, sutil, clarividente y maravilloso pase de Ozil con el tacón. Es una pena que un gesto técnico tan bello (y práctico, ojo) como el del alemán pasara inadvertido entre tanto ruido en torno al arbitraje.

viernes, 16 de marzo de 2012

Sobre el Athletic y los amores furtivos

Quién sabe si existe el amor para toda la vida. Ese amor eterno del que tanto hablan novelas, películas y, sobre todo, canciones y que es tan difícil encontrar en la vida real. Cada vez resulta más complicado encontrar personas que afirmen haber estado toda la vida enamoradas de la misma persona. Uno escucha a esas parejas ancianas que presumen de ser novios desde su adolescencia y de haber convivido felices durante décadas y siente una incómoda mezcla de ternura y admiración, pensando que está ante algo anómalo, ante una especie en extinción. Este amor único de largo aliento que en las relaciones humanas cada vez nos resulta más extraño y anacrónico es, sin embargo, condición imprescindible para cualquier aficionado al fútbol. Cuando uno es de un equipo de fútbol lo es con todas las consecuencias y hasta el final. Son extraordinariamente raros los casos en que uno decide abandonar el equipo de sus amores y unirse a otra afición. Sin embargo, esto no te impide flirtrear con otros e incluso tener una breve, intensa e inocente aventura.

En mi vida de aficionado han sido varias veces las que he sentido la necesidad de disfrutar de esos breves idilios, encandilado por el estilo y la belleza de determinados equipos. No me malinterpreten, yo siempre amé al equipo al que un día, sabe Dios por qué, decidí seguir y así será hasta el final de mis días, aunque haya tenido épocas en que haya abjurado de él y a veces haya preferido no seguir sus partidos para evitarme disgustos. Pero ha habido a lo largo de mi etapa como futbolero equipos que me han hecho disfrutar enormemente, breves aventuras que me hicieron gozar y entregarme a una fugaz lujuria.

jueves, 15 de marzo de 2012

Arvydas Sabonis


Los más jóvenes lo recordarán con la camiseta de los Portland Trail Blazers, moviéndose con dificultad sobre la cancha, soportando el peso de su maltratadas articulaciones, supliendo con suma inteligencia allá donde el físico ya no alcanzaba. Los que tengan más años guardarán en su memoria la imagen de un gigante esbelto, de bigote rubio y agilidad inusitada, con la camiseta verde del Zalgiris de Kaunas o la roja de la extinta Unión Soviética, maltratando a los pívots españoles, más bajos, más lentos, invariablemente más torpes. Seguramente alguno se acuerde de aquella vez que, jugando con su selección el Torneo de Navidad del Real Madrid, destrozó el tablero al colgarse del aro, ante la inútil y pueril resistencia de Alfonso Del Corral. Otros recordarán su cuerpo, ya castigado por las lesiones, enfundado en la purpúrea camiseta del Fórum Valladolid, recibiendo asistencias de Corbalán y doblando el balón para el tiro exterior de Homicius o Tikhonenko. Y muchos, seguro, se acordarán de la temible pareja interior que formó con Joe Arlauckas en el último Real Madrid campeón de Europa, justo antes de iniciar su tardía aventura americana. A buen seguro que todos lo recordarán como uno de los mejores jugadores que hayan visto jugando al baloncesto, un prodigio de potencia, elegancia, técnica e inteligencia.
Seguir leyendo en El último partido de George Best (Libro de Notas)

martes, 6 de marzo de 2012

Versiones originales: Save me

Convendremos en que realizar una versión de una canción calcándola punto por punto, consiguiendo una copia exacta de la original, es relativamente sencillo (y alguien incapaz de tocar un instrumento como yo ha de recalcar forzosamente el adverbio relativamente). Basta con empeño y una cierta pericia instrumental. Lo realmente complicado cuando un grupo se enfrenta a la reinterpretación de una canción ajena es aportar algo diferente, conseguir llevársela a su terreno sin dejar por ello de ser reconocible, retorcerla y maquillarla sin llegar a desvirtuarla, despojarla de sus ropajes y vestirla con otros, conservando la esencia. Este tipo de versiones, distintas y novedosas (originales), son las que nos interesan en Versiones originales, la sección que hoy se estrena en Belfast Boy. Para arrancar traemos a la indiscutible reina del soul pasada por el filtro de un injustamente olvidado grupo barcelonés de finales de los 80. Pasen, lean, escuchen y, si gustan, comenten.

Aretha Franklin

miércoles, 29 de febrero de 2012

Casa de citas: ¿Qué fue primero: la música o la tristeza?

"Algunas de mis canciones preferidas: 'Only Love Can Break Your Heart', de Neil Young; 'Last Night I Dreamed That Somebody Loved Me', de los Smiths; 'Call Me', de Aretha Franklin; 'I Don´t Want to Talk About It', de quien sea. Y luego, 'Love Hurts', 'When Love Breaks Down' y 'How Can You Mend a Broken Heart', y también 'The Speed of Sound of Loneliness' y 'She´s Gone', y 'I Just Dont´t Know What to Do with Myself', y qué sé yo. Hay canciones de éstas que he escuchado por término medio al menos una vez por semana (trescientas veces el primer mes, y después de vez en cuando), desde que tenía dieciséis, diecinueve o veintiún años. ¿Cómo no va a dejarte eso magullado por algún sitio? ¿Cómo no te va a convertir eso en una persona fácilmente rompible en mil trocitos cuanto tu primer amor se va al garete? ¿Qué fue primero: la música o la tristeza? ¿Me dio por escuchar música porque estaba triste? ¿O es que estaba triste porque escuchaba música? ¿No te convierten todos esos discos en una persona de tendencia melancólica?

viernes, 24 de febrero de 2012

Discos para una isla desierta: So tonight that I might see (Mazzy Star)


No recuerdo bien si fue 'So tonight that I might see' (1993) o 'Among my swan' (1996) el primer disco que escuché de Mazzy Star. Eran mediados de los noventa y un amigo me dejó uno de ellos. Sí recuerdo perfectamente que me quedé absolutamente prendado por las melodías al ralentí y la voz de la cantante, así que le inquirí a mi amigo por más datos de la banda y me pasó el otro disco. Con el tiempo me hice también con 'She hangs brightly' (1990), completando así una estupenda trilogía de psicodelia oscura y sosegada, con un pie en el country, otro en el folk y la cabeza en el blues.

viernes, 17 de febrero de 2012

Canción de viernes: Going Underground (The Jam)


Cuando en 1980 The Jam editaron el single 'Going underground', con 'The Dreams of the children' en la cara B, ya eran un grupo célebre en la escena musical británica. Con cuatro discos a sus espaldas, el trío liderado por ese Ray Davies airado que era Paul Weller ya había publicado un buen puñado de exitosos singles que se habían colado en las listas de éxitos. El primero fue 'In the city' y a él le siguieron otros como 'All around the world', 'Down in the tube station at mighnight', 'Strange town' o 'Etton rifles'. Fueron, sin embargo, la melodía saltarina y el irresistible ritmo de 'Going underground' los responsables del primer número uno de The Jam en las listas británicas, algo que repetirían más tarde con 'Start!', 'Town called malice' y 'Beat surrender', su último single antes de que en 1982 decidieran aplicar una digna eutanasia al grupo, evitando así la lenta agonía de otros tantos.

jueves, 16 de febrero de 2012

El triple de Solozábal

Barcelona 81 - Real Madrid 83. Ese es el tanteo que señala el marcador del pabellón de Valladolid a falta de 12 segundos para el final. El balón está en las manos de Epi, que debe sacar de banda desde mitad de la cancha. La bola llega a las manos de Nacho Solozábal (doce segundos), que atraviesa botando la línea del centro de la cancha, ante la atenta vigilancia de Jou Llorente. Solozábal pasa a Jiménez (nueve segundos), que se encuentra, de espaldas a la canasta, a la altura de la línea de 6,25. El alero barcelonista se gira, enfrenta el aro sin llegar a amenazar con el tiro y pasa la pelota a Chicho Sibilio (seis segundos), que intenta infructuosamente encontrar posición de lanzamiento con Fernando Martín y Wendell Alexis pegados a su cuerpo como dos ventosas. Sibilio se deshace del ferreo marcaje, bota dos veces (cinco segundos), ve a Solozábal (cuatro segundos) a su derecha libre de marca y le envía el balón. El base del Barça recibe (tres segundos) y se levanta desde la línea de tres puntos (dos segundos) mientras Llorente llega una décima de segundo tarde para entorpecer el lanzamiento. El balón vuela (un segundo)...

miércoles, 15 de febrero de 2012

Katia y Sergei: amor y muerte en la pista de hielo

Como cualquier otro ámbito laboral, el deporte es un terreno apto para que surja el amor en cualquier momento. Horas y horas de entrenamientos, largos días de concentraciones, meses y años coincidiendo en cualquier rincón del mundo… No es extraño que, cuando uno menos se lo espera, Cupido haga acto de aparición sobre los tacos de salida del tartán, a caballo entre las barras paralelas, botando al otro lado de la red o deslizándose sobre cuchillas en el gélido hielo.
Katia y Sergei
Ekaterina Gordeeva nació en Moscú, capital de la entonces Unión Soviética, en mayo de 1971. Su padre era operador de teletipos del Ejército y su madre, bailarina. Con apenas cuatro años empezó a practicar patinaje sobre hielo. Al no encontrar en Moscú patines para sus diminutos pies, la pequeña Ekaterina se veía obligada a utilizar varios calcetines de relleno para llevar a cabo su afición. Fue así como empezó a desarrollar su pasión por el patinaje, el primer gran amor de su vida.
A la vista de su talento, a los 10 años fue reclutada por las autoridades deportivas del país. El método selectivo del deporte soviético era una maquinaria bien engrasada. Seleccionaban a los deportistas más cualificados desde niños, los entrenaban y los encaminaban hacia la disciplina más adecuada a sus características. Los preparadores, a la vista de la endeblez de Gordeeva para el ejercicio individual, emparejaron a la joven con Sergei Grinkov, un prometedor patinador de 14 años. Partidarios de volar libres, ninguno de los dos atletas estaba, en principio, muy convencido de la unión, pero aquella decisión supuso el principio de una feliz y fructífera relación.

Seguir leyendo en El último partido de George Best (Libro de Notas)

viernes, 27 de enero de 2012

Canción de viernes: Friday on my mind

Parece mentira que, después de 12 ediciones de Canción de viernes, aún no hubiera aparecido por aquí la que hoy nos ocupa. Porque si hay una canción que representa el espíritu de esta sección esa es 'Friday on my mind'.

Tras una letra aparentemente ligera y juvenil, 'Friday on my mind' esconde un mensaje sobre la rutina, el hastío y el aburrimiento del día a día, que sólo encuentra efímero bálsamo en el hedonismo del fin de semana. Porque el lunes resulta insufrible ("Monday morning feels so bad, Everybody seems to nag me"), el martes parece remontar ("Coming tuesday I feel better, even my old man looks good"), pero la semana transcurre insoportablemente lenta (Wednesday just don't go"). A la altura del jueves sólo tienes una cosa en mente ("Thursday goes too slowI've got Friday on my mind"). Entonces llega el viernes  y...

miércoles, 25 de enero de 2012

Quiero tener una ferretería en Andalucía: Las andanzas de un punk por el sur de España

A mediados de los 80, buscando tranquilidad y fascinado por la figura de Federico García Lorca, Joe Strummer decidió abandonar Londres y viajar a Granada. Allí vivió durante algunas épocas, en las que trabó amistad con músicos locales, se aficionó al Ron Pálido motrileño y persiguió el fantasma de Lorca. También se instaló durante algunas épocas en San José, un pequeño pueblo del almeriense Cabo de Gata. De esta época poco documentada de la vida del que fuera líder de The Clash habla 'Quiero tener una ferretería en Andalucía', el documental que ha grabado el director Carles Prats, con la ayuda de Javier Navarrete y Antonio Jesús García Che.

Con la Alhambra al fondo

sábado, 21 de enero de 2012

La voz de Etta

Poseía una de las mejores voces de la historia de la música, dulce y áspera a un tiempo. Una voz de lija y seda, que podía ser suave y tierna, pero también desgarradora y estremecedora. Una voz prodigiosa ante la que es imposible no emocionarse. Una voz que te acaricia el corazón y te araña el hígado. La voz de Etta James.


Como sucede con la mayoría de artistas negros de la época, no fue fácil la vida de Jamesetta Hawkins, nacida en Los Ángeles el 25 de enero de 1938. Su madre quedó embarazada de ella siendo una adolescente de 14 años y Etta nunca llegó a conocer a su padre, aunque ella sospechaba que era Rudolf Wanderone, el famoso jugador de billar conocido como Minnesota Fats. Wanderone siempre reclamó ser el modelo que inspiró a los guionistas de El buscavidas para el personaje de Minnesota Fats, aunque todo indica que fue él en realidad el que cambió su apodo (en principio se hacía llamar New York Fats) tras ver la película, buscando notoriedad.

miércoles, 18 de enero de 2012

La autocanasta de Ferrándiz y Alocén

Hace 50 años el baloncesto europeo era muy diferente al de hoy. Hace 50 años no existía la línea de 3 puntos (se instauró en 1984, tras los Juegos de Los Ángeles), ni las posesiones de 24 segundos (pocos años antes se habían instaurado los 30 segundos). Tampoco se sancionaba el campo atrás, ni existía el tiro libre adicional tras canasta. Hace 50 años aún era habitual ver jugadores que lanzaban los tiros libres a cuchara. Era aquel un baloncesto menos físico y menos sujeto a los sistemas tácticos.

Pedro Ferrándiz

Mucho ha cambiado el baloncesto en este medio siglo. Algunos de estos cambios han sido claves para el desarrollo de este deporte. Otros, nimios; cambios menores con repercusión apenas anecdótica. Por ejemplo, entonces no estaba prohibido que un equipo encestara adrede el balón en su propia canasta. Una norma que surgió, precisamente, hace 50 años.